Noticias de Cooperación Gallega
20/12/2021
Xeral

La Xunta activó el convenio con Farmamundi para la puesta en marcha de una intervención de emergencia para la mejora de la salud de las mujeres afectadas por la guerra en Etiopía

  • La intervención consiste en la mejora del centro de salud de la ciudad de Dessi, que se dotará del material necesario para atender a las mujeres embarazadas
  • El objetivo es atender las necesidades de 900 mujeres, para lo cual la Xunta destina más de 9.000 euros

 

La Xunta ha activado el convenio con Farmamundi para la puesta en marcha de una intervención de emergencia para la mejora de la salud de las mujeres afectadas por la guerra en Etiopía.
La intervención, que se pondrá en marcha de la mano de la Association for Women's Sanctuary and Development (AWSAD), entidad con la que Farmamundi colabora en la zona, consiste en la mejora del centro de salud de la ciudad de Dessi, que se dotará de material necesario para atender a las mujeres embarazadas. El objetivo es atender las necesidades de 900 mujeres durante tres meses, iniciativa a la que la Xunta de Galicia destina 9.056 euros, a través de la Dirección General de Relaciones Exteriores y con la Unión Europea, dependiente de la Vicepresidencia Primera y Consellería de Presidencia, Justicia y Turismo.
Etiopía es el segundo país más poblado de África, con más de 100 millones de habitantes. La compleja organización administrativa de su república federal, compuesta por estados de base étnica, con inmensos grupos minoritarios dentro de cada estado, junto con el nacionalismo étnico etíope y la inestabilidad de esa región de África, acabaron por hacer que Etiopía experimente varias crisis de refugiados y migrantes de manera simultánea en diferentes puntos del mapa del país, cada una de ellas con sus propias causas, dinámicas y consecuencias.
Una de las crisis más severas es la ocasionada por el conflicto en Tigrai. El país se encuentra en un contexto de prolongada guerra civil en el que murieron miles de personas. Al estallido del conflicto se unió la peor invasión de langostas en el desierto de Etiopía en décadas, lo que empeoró las cosechas y está provocando una grave crisis alimentaria, en un contexto de limitado acceso humanitario y el bloqueo a las organizaciones humanitarias y periodistas.
Con el conflicto activo siguen aumentando las necesidades humanitarias debido a los desplazamientos de población, a la pérdida de los medios de vida y a la falta de acceso a mercados, alimentos y servicios básicos.
Según el informe de la Comisión de Gestión de Riesgos y Catástrofes de la región de Amhara, más de 2,2 millones de personas están actualmente desplazadas, de las cuales más de 285.000 son niños menores de cinco años y 75.286 se estima que son mujeres embarazadas y lactantes. Con la reciente afluencia de desplazados internos, los refugios de Dessie y Kombolcha están superpoblados.
Según el Centro Regional de Operaciones de Emergencia de Salud Pública ( PHEOC), la prestación de servicios sanitarios en toda la región se vio muy afectada por el conflicto en curso, con más de 200 centros de salud, 600 puestos de salud y 20 hospitales dañados y más de 7.000 trabajadores sanitarios desplazados, lo que dejó a más de 1,3 millones de mujeres y niños con necesidades urgentes de servicios sanitarios básicos y a más de 45.000 menores sin servicios de inmunización rutinarios.
En este contexto se activa el convenio de la Xunta con Farmamundi, con la intención de paliar las necesidades de las mujeres embarazadas que precisan de atención sanitaria y cuidados.
Desde el año 2009 hasta ahora se firmaron doce convenios anuales de respuesta ante emergencias con la organización Farmamundi, primero a través de la Fundación Agencia Humanitaria de Galicia (FAHG) y, desde su extinción, a través de la Vicepresidencia Primera y Consellería de Presidencia, Justicia y Turismo, por un monto de 789.044 €. En este año 2021 se firmó un nuevo convenio por importe de 50.000 €, así como una adenda a dicho convenio por importe de 40,000 €,con cargo a la cual se ejecuta esta intervención.
El objeto de estos convenios es el de realizar las actuaciones que ambas partes acuerden, de cara a atender las necesidades más urgentes de las poblaciones afectadas por catástrofes de origen natural o humano, con especial énfasis en los colectivos más vulnerables, mediante la provisión inmediata de bienes y servicios esenciales para la supervivencia (agua, abrigo, medicamentos, atención sanitaria u otro material de primera necesidad) y paliar el sufrimiento de las poblaciones afectadas por crisis de larga duración y desequilibrios crónicos y estructurales, con énfasis en países y poblaciones de menor Índice de Desarrollo Humano (IDH).