Noticias de Cooperación Gallega
15/06/2018
Convocatorias

Resolución de la convocatoria de subvenciones para la ejecución de proyectos de acción humanitaria en el exterior, en el marco de la Orden de 28 de marzo de 2018

En el DOG de 16 de abril se publicó la Orden de 28 de marzo de 2018, de la Vicepresidencia y Consellería de Presidencia, Administraciones Públicas y Justicia, por la que se aprueban las bases reguladoras de la concesión de subvenciones, en régimen de competencia competitiva, para la ejecución de proyectos de acción humanitaria en el exterior y se procede a su convocatoria para el año 2018.

El objeto de la orden es establecer el marco normativo que regula la concesión de subvenciones de la Xunta de Galicia para proyectos de acción humanitaria en el exterior que ejecutarán las organizaciones no gubernamentales en el año 2018.

Se entiende por proyectos de acción humanitaria, conforme a la iniciativa de la Buena Donación Humanitaria (GHD, en sus siglas en inglés) aquellos destinados a salvar vidas, aliviar el sufrimiento y mantener la dignidad humana durante y después de las crisis- provocadas por seres humanos o por desastres naturales-, así como prevenir y reforzar la capacidad de respuesta para cuando se produzcan estas situaciones.

La Dirección General de Relaciones Exteriores y con la UE hace pública la resolución de 13 de junio de 2018, de la convocatoria de subvenciones para la ejecución de proyectos de acción humanitaria en el exterior.

En el marco de esta convocatoria, dotada con un presupuesto total de 300.000,00 € para proyectos de acción humanitaria en el exterior, que se desarrollen entre el 1 de enero a 31 de diciembre de 2018, se presentaron un total de 8 propuestas.

Una vez evaluadas todas las solicitudes, un total de 5 proyectos obtienen la puntuación suficiente para ser aprobados y todos ellos serán financiados.

Los proyectos subvencionados permitirán: dar respuesta a crisis olvidadas y de larga duración como la de la República Democrática del Congo o la República Centroafricana; hacer frente a la continua crisis alimentaria en el Sahel, con una intervención en Burkina Faso;  además de atender la siempre precaria situación en Palestina y Haití, de la mano de organizaciones destacadas por su labor en el ámbito humanitario, que cuentan con socios locales de referencia en este ámbito.